La Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores se une al Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez

MAITE POZOcoordinación «red DE CIUDADES Y COMUNIDADES AMIGABLES CON LAS PERSONAS MAYORES». IMSERSO

La Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores en España se une a la toma de conciencia del abuso y maltrato en la vejez, una realidad que supone una violación de los derechos más fundamentales y de la dignidad de las personas mayores.

Naciones Unidas considera que “El maltrato a las personas mayores es un problema social mundial que afecta la salud y los derechos humanos de millones de personas mayores en todo el mundo y es un problema que merece la atención de la comunidad internacional” y por eso en 2011 designó el 15 de junio como Día Mundial de Toma de Conciencia y Maltrato en la Vejez.

Ya en 2002 la Declaración de Toronto para la Prevención Global del Maltrato a las Personas Mayores promovida por la ONU alertaba sobre esta realidad como un problema universal, sin embargo el proceso de visibilización y concienciación pública ha sido lento y ha permanecido oculta en la sociedad debido a que con frecuencia se mantiene en el ámbito privado y familiar. Continúa siendo uno de los tipos de violencia menos tratados en estudios e investigaciones, por eso faltan datos e información que permitan mejorar los procedimientos de detección, intervención y prevención.

Los malos tratos a las personas mayores se pueden dar de muchas formas: desde negligencia y descuido o abandono en el cuidado diario hasta maltrato físico, psicológico y verbal, pasando por la privación de alimentos o medicación, la privación de intimidad y otros tipos de abusos como no contar con su opinión en decisiones que les atañen, infantilización, ingreso en instituciones contra su voluntad, apropiación de sus bienes y recursos o permitir situaciones de abandono. El abuso y el maltrato generan indefensión, especialmente en personas mayores en situación de vulnerabilidad, dependencia, fragilidad o deterioro cognitivo. A mayor vulnerabilidad, mayor riesgo de sufrir situaciones de abuso y maltrato.

Todavía contamos con datos escasos sobre esta realidad pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que entre el 4% y el 6% de las personas mayores de todo el mundo han sufrido algún tipo de abuso o maltrato. Y algunos estudios sobre este tema, estiman que sólo se denuncia el 2-4% aproximadamente de los casos de personas mayores que sufren algún tipo de abuso. La gran mayoría de estas víctimas de malos tratos no presentan denuncia, entre otros motivos, porque dependen económica y emocionalmente de quien les maltrata y esto hace más difícil su detección.

Se calcula que aproximadamente el 65% de los casos de malos tratos a personas mayores son a mujeres. No obstante, es conveniente distinguir entre maltrato a personas mayores y la violencia de género en mujeres mayores ya que el origen de ambos es diferente, las causas son distintas y por tanto la forma de abordarlo será diferente. En ambos casos faltan datos y conocimiento de la situación que faciliten la intervención.

La dificultad para detectar estas situaciones de abuso y maltrato en la vejez complica la intervención. Esta realidad existe con independencia del nivel económico de las personas y del entorno familiar o del lugar en el que residan. Se puede dar tanto en el ámbito social y familiar como en el institucional, por lo que la prevención requiere, entre otras cosas, de la sensibilización e implicación de la sociedad denunciando casos conocidos y arropando a las víctimas.

En la intervención contra el abuso y maltrato a personas mayores es fundamental la cooperación entre administraciones públicas de distintos ámbitos (sanitario, atención primaria, servicios sociales, jurídico…), la sociedad civil y los medios de comunicación. Es necesario, por tanto, un enfoque multisectorial.

La OMS se ha implicado en esta toma de conciencia, y considera así mismo que las ciudades y las comunidades tienen “un papel central para asegurar que el maltrato a las personas mayores se comprenda, gestione y, en última instancia, se evite”.

Desde la Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores en España animamos a los ayuntamientos a profundizar en el conocimiento y trabajar este tema en el marco del proyecto, proponiendo y llevando a cabo actuaciones en sus municipios dirigidas a:

  • Mejorar la detección de situaciones de maltrato y abuso para poder prevenir estas situaciones.

  • Formar y sensibilizar a profesionales que trabajan desde distintos ámbitos con las personas mayores.

  • Formar y sensibilizar a las propias personas mayores, para que conozcan sus derechos con el fin de prevenir y denunciar si llega el caso estas situaciones.

  • Sensibilizar a la sociedad en general, con campañas de información y fomento de las relaciones intergeneracionales (especialmente en los centros escolares).

  • Iniciativas de apoyo y formación a personas cuidadoras (por ejemplo, gestión del estrés…)

  • Promover estudios e investigaciones que contribuyan a mejorar la detección y la intervención posterior.

Y, fundamental, promover en sus planes de acción actuaciones dirigidas a fomentar el buen trato a las personas mayores, como medida de prevención. Por ejemplo campañas de sensibilización como la promovida por el Ayuntamiento de Terrassa “Con respeto, mejor”, o actividades que promuevan las relaciones intergeneracionales como el Proyecto “Convivencia y buenas maneras”del Ayuntamiento de Zaragoza, o las redes de comercios y establecimientos amigables con las personas mayores como las de Zaragoza o San Sebastián.

Las organizaciones de mayores también son conscientes y sensibles a esta realidad y trabajan en la prevención de abusos y malos tratos a personas mayores. Por ejemplo, la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados (UDP), desarrolla desde 2003 actividades de sensibilización dirigidas a la ciudadanía y actividades formativas dirigidas a profesionales relacionados con la atención socio-sanitaria -medicina, enfermería, trabajo social, etc…-, en relación con los abusos y malos tratos que sufren las personas mayores. O la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA) que recientemente ha organizado la Jornada  “Todos contra el abuso y maltrato a personas mayores”.

Son muchas las organizaciones que trabajan por el buen trato a las personas, como Cruz Roja, que también ofrece recomendaciones para el buen trato en el cuidado de las personas mayores en esta serie de infografías de Ser Cuidadora, servicio de ayuda a cuidadores y cuidadoras informales de Cruz Roja.

 

Existen muchos materiales interesantes para fomentar el buen trato a las personas mayores, como el Decálogo para el Buen Trato a las Personas Mayores de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG)

O las tres guías didácticas «Cuenta Conmigo, Cuenta con Ellos» dirigidas a la familia, instituciones y sociedad elaboradas por el Grupo de Trabajo del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.

Estas Guías tienen como objetivos sensibilizar y concienciar sobre la existencia de los malos tratos a personas mayores, y la importancia y el derecho al buen trato, fomentando las buenas prácticas en el trato a las personas mayores.

 

Guía Didáctica Cuenta Conmigo, Cuenta con Ellos. FAMILIA

Guía Didáctica Cuenta Conmigo, Cuenta con Ellos. INSTITUCIONES

Guía Didáctica Cuenta Conmigo, Cuenta con Ellos. SOCIEDAD