¿Por qué es importante la perspectiva de género en las “Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores”?

MAITE POZO  RED DE CIUDADES Y COMUNIDADES AMIGABLES CON LAS PERSONAS MAYORES. IMSERSO

El envejecimiento demográfico es una tendencia en todo el Mundo, un éxito que responde a una combinación de avances sociales y un reto que es necesario abordar, desde la sociedad en su conjunto y desde las administraciones y las políticas públicas en particular. En este contexto de envejecimiento de la población la Organización Mundial de la Salud (OMS) promueve la Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores, iniciativa impulsada por el IMSERSO en España a través de un Acuerdo de colaboración con la OMS.

Es una realidad que las mujeres y los hombres envejecemos de manera diferente, que las situaciones que vivimos unas y otros a medida que envejecemos son similares en unos aspectos y diferentes en otros, que también existen diferencias en los recursos económicos y sociales de los que disponemos hombres y mujeres, incluso en el uso diferente que hacemos de los servicios y recursos públicos o del espacio público.

A continuación algunos ejemplos que ilustran estas diferencias, empezando por la esperanza de vida en nuestro país, una de las más altas del mundo, y que es de 83,3 años (hombres 80,4 y mujeres 86,2) y que supone que viven aproximadamente un 33% más de mujeres mayores de 65 años que hombres mayores de 65 años.

Respecto a situaciones de soledad, según datos del INE, en uno de cada cuatro hogares en España vive una persona sola y, en un 42% de los casos, se trata de una persona mayor de 65 años, en su mayoría mujeres. La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) también advierte que de los casi nueve millones de personas de más de 65 años que viven en España, más de dos millones viven solas, y de ellas el 73% son mujeres.

La combinación de género y edad hace más proclives a las mujeres mayores a poder sufrir algún tipo de malos tratos. Entre los factores de riesgo de sufrir situaciones de abuso y maltrato en la vejez destacan ser una persona dependiente, ser mujer y tener pocos recursos. La violencia y maltrato hacia las mujeres mayores es una realidad invisibilizada, por motivos culturales relacionados con los roles de género denuncian situaciones de maltrato en mucha menor medida que las mujeres más jóvenes. Es necesario establecer medidas específicas para detectarla y visibilizarla, empezando por conocer los datos de esta realidad.

La discriminación por edad o edadismo la sufren hombres y mujeres, pero también de forma diferente en algunos aspectos ya que los estereotipos asociados al papel que deben jugar las mujeres y los hombres se suman a la edad con una gran carga cultural (sexismo y edadismo).

También en los recursos económicos existe una brecha de género en las pensiones. La Secretaría de Estado de la Seguridad Social, cifraba hace unos días la brecha de género de las pensiones públicas en el 35%, aunque el dato positivo es que esta brecha afortunadamente está disminuyendo.

El proyecto de la OMS “Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores” tiene como una de sus características principales la participación de las personas mayores teniendo en cuenta sus necesidades, percepciones, opiniones y propuestas en el proceso de análisis y mejora del municipio en ocho ámbitos que inciden en el día a día de las personas en su lugar de residencia: 1) Espacios al aire libre y edificios, 2) Transporte, 3) Vivienda, 4) Participación Social, 5) Respeto e inclusión social, 6) Trabajo y participación ciudadana, 7) Comunicación e información, 8) Apoyo comunitario y servicios sociales y de salud.

En esta perspectiva que las personas mayores aportan al proyecto, al análisis y valoración de su municipio en torno a esas ocho áreas de trabajo, es importante visibilizar y tener en cuenta las diferencias en el proceso de envejecimiento entre mujeres y hombres. Se trata de tener en cuenta por igual en el desarrollo del proyecto las necesidades y demandas de mujeres y hombres mayores, similares en unos aspectos y diferentes en otros, para que así las propuestas y actuaciones recogidas en el plan de acción para ser una localidad amigable con las personas mayores den respuesta a las necesidades de todas y todos. Es importante, además, que los indicadores para el seguimiento y evaluación de las actuaciones previstas en el plan de acción, recojan datos desagregados por sexo que permitan conocer el impacto de actuaciones concretas en hombres y mujeres mayores, para que en el caso de que existan diferencias en ese impacto, en el sentido que sea, poder establecer medidas para corregirlas de forma que mujeres y hombres se beneficien por igual de los avances conseguidos por este proyecto.

Por este motivo, la metodología propuesta por la OMS para el proyecto señala la importancia de la participación equilibrada de hombres y mujeres en el desarrollo del proyecto en general y en los grupos focales en particular. Algunos ayuntamientos miembros de la Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores, han dado un paso más introduciendo la perspectiva de género de manera transversal en la fase de diagnóstico, en la elaboración del plan de acción y en los indicadores necesarios para la evaluación del impacto del proyecto en el municipio.

Es el caso del Ayuntamiento de Tudela que ha incorporado la perspectiva de género de manera transversal, en la fase de diagnóstico incluyendo preguntas específicas con esta perspectiva en las ocho áreas de trabajo del proyecto. Incluyendo también un grupo focal específico compuesto por integrantes del Consejo Municipal por la Igualdad de Tudela.

Algunos ejemplos de preguntas introducidas en la fase de diagnóstico en las distintas áreas son:

Edificios y espacios al aire libre, donde el uso de los espacios públicos o la percepción de la seguridad es diferente en función del género: ¿Cree que debido a diferentes ocupaciones las mujeres y los hombres salen en diferentes momentos del día? ¿Las mujeres salen menos a ciertas horas del día porque se sienten menos seguras? ¿Las mujeres frecuentan menos ciertas áreas de la ciudad, calles, parques, etc. por motivos de seguridad?

Vivienda, las mujeres mayores sufren con más intensidad los problemas relativos a la vivienda: ¿Considera que disponer de ingresos menores, alcanzar edades más avanzadas y vivir en soledad agravan los problemas relativos a permanecer en la vivienda habitual?

Transporte, el patrón de movilidad de mujeres y hombres suele ser diferente por distintos motivos (horarios, mayor dedicación a tareas de cuidados, disponibilidad de vehículo propio o de carnet de conducir, etc…). Por ejemplo, las mujeres mayores conducen en menor proporción que los hombres porque no disponen de carnet o vehículo propio: ¿Considera que las mujeres mayores dependen más del transporte público que los hombres?

Respeto e inclusión social, la soledad y los bajos ingresos afectan a la inclusión social en mayor medida a las mujeres mayores: ¿Considera que las mujeres mayores, entre las que es más frecuente vivir con ingresos más bajos, tienen más posibilidades de sufrir problemas de exclusión? ¿La soledad, más frecuente entre mujeres mayores, tiene que ver con las oportunidades de establecer relaciones sociales?

Participación social, las mujeres son más participativas socialmente, de esta manera se procuran una vida social, ya que a menudo disponen de menos oportunidades de desarrollar una vida social enriquecedora: ¿Se disfruta el tiempo libre de forma diferente por razón de género entre las personas mayores? ¿Considera que superar la edad de jubilación afecta de diferente manera a hombre y mujeres?

Premio Concurso de Viñetas en el Año Europeo de Envejecimiento Activo y Solidaridad Intergeneracional – 2012, organizado por el IMSERSO

Comunicación e información, las mujeres mayores sufren con más intensidad los efectos de la brecha digital: ¿Considera que debido a que la mujer se ha dedicado al trabajo en el hogar y no ha desarrollado una carrera laboral se encuentra con mayores limitaciones en el uso de las nuevas tecnologías? ¿Percibe diferencias en la imagen que ofrecen los medios de comunicación de los hombres y de las mujeres mayores?

Participación ciudadana y voluntariado, la implicación de las mujeres mayores en acciones de voluntariado es mayor que la de los hombres: ¿Cree que esto es debido a que han tenido una menor presencia en el mundo del trabajo y es una forma de tener mayor presencia social? ¿Considera que las mujeres tienen una mayor iniciativa a la hora de ayudar a otras personas?

Servicios sociales y de salud, las mujeres viven más años pero en peores condiciones de salud y reciben más cuidados de los servicios públicos, también por ser más vulnerables a situaciones de exclusión ¿Se es consciente de esta realidad?

En el ámbito de los cuidados, el género diferencia el papel jugado por hombres y mujeres en los cuidados informales desarrollados por el entorno familiar de las personas mayores: En su familia y entorno próximo ¿son las mujeres las que cuidan de otras personas?

Se trata de preguntas a modo de ejemplo extraídas de la experiencia de un municipio concreto, pero tener en cuenta la perspectiva de género desde la fase de diagnóstico incidirá positivamente en las acciones y medidas propuestas y en el diseño del plan de acción, así como en los indicadores previstos para el seguimiento de las acciones y la evaluación del impacto del proyecto en el municipio.

En el caso concreto de Tudela, dio lugar, entre otras, a acciones como incorporar acciones específicas sobre personas mayores en la programación municipal del Servicio de Igualdad, realizar campañas de sensibilización sobre la prevención y detección de malos tratos contra las personas mayores y específicamente contra las mujeres mayores o crear un ciclo de formación anual para responsables de asociaciones de personas mayores, juntas directivas, etc.

En definitiva, tener en cuenta la perspectiva de género en el desarrollo del proyecto tendrá un efecto positivo al ofrecer una respuesta más adecuada y adaptada a las personas mayores de una localidad, de forma que los efectos positivos de las acciones emprendidas beneficien por igual a hombres y mujeres, contribuyendo así a avanzar en la igualdad entre mujeres y hombres de todas las edades.

En el siguiente enlace se puede consultar la presentación en el II Encuentro de Ayuntamientos de la Red de Ciudades y Comunidades Amigables en España:

La perspectiva de género en el proyecto Tudela Ciudad Amigable con las Personas Mayores”